Global: nuestra misión es humana, pedagógica y espiritual



Peter Balleis SJ
Director Internacional del JRS
miércoles, noviembre 14, 2012

Carta con motivo del trigésimo segundo  aniversario de la fundación del Servicio Jesuita a Refugiados

Roma, 14 de noviembre de 2012 – el centro de Deir Vartan en Alepo, en el norte de Siria, ha sido destruido. Era un floreciente centro del JRS donde los refugiados iraquíes se reunían con sirios durante la semana para participar en actividades educativas y recreativas. Deir Vartan fue un centro de esperanza para muchas personas. La guerra en Siria ha destruido la esperanza y ha traído la desesperación. Cuando todo se derrumba nuestra misión no es sólo material, sino también espiritual.

El fundador del JRS, el P. Pedro Arrupe SJ, fue tajante al respecto. En la carta fundacional, escrita el 14 de noviembre de 1980, el P. Arrupe describió la misión del JRS como "no sólo material" sino también "humana, pedagógica y espiritual".

Treinta y dos años más tarde, la respuesta de los jesuitas y del JRS en Siria se mantiene en esta línea. Los equipos del JRS han reenfocado su trabajo hacia la ayuda alimentaria. Un equipo de cocineros y ayudantes en Alepo prepara 10.000 comidas diarias. Al mismo tiempo, niños y niñas, afectados y traumatizados por la guerra, están aprendiendo en escuelas improvisadas en Alepo, Homs y Damasco.

El aprendizaje es un medio eficaz para combatir el trauma, una especie de apoyo psicosocial, al alimentar la llama de esa esperanza sin la cual no hay futuro. Los servicios pedagógicos y espirituales enfrentan la desesperación y construyen la esperanza.

Encender la llama de la esperanza a través del aprendizaje es uno de los principales objetivos del JRS. Nuestros programas de educación formal e informal llegan a más de 250.000 niños, jóvenes y adultos. En los últimos años, el JRS se ha implicado cada vez más en la educación superior.

Los refugiados están casi en su totalidad marginados de este nivel de enseñanza; menos del uno por ciento tiene acceso a la educación superior. Gracias a la asociación entre el JRS y JC:HEM (Jesuit Commons - Educación Superior en los Márgenes), 225 estudiantes en Malawi, Kenia y Jordania están siguiendo cursos de diplomatura online. Hasta el momento, 360 alumnos han completado los cursos de capacitación, conocidos como aprendizaje mediante servicios comunitarios.

JC:HEM facilita todos los cursos y tutorías y ofrece un reconocimiento académico a través de la Regis University de Denver. Tenemos la intención de ampliar este programa de educación online a otros lugares. En una reciente reunión de directores regionales del JRS, personal sobre el terreno, JC:HEM  y el ACNUR se confirmó que los centros de JC: HEM y los estudiantes están provocando un cambio real en los refugiados tanto en los campamentos como en las zonas urbanas.

La educación está en el corazón de la misión humana, espiritual y pedagógica del JRS, al crear es esperanza duradera en el futuro, sin la que ninguno de nosotros puede vivir. Pueden destruir las piedras, pero no el espíritu.

Peter Balleis SJ

Director Internacional
Servicio Jesuita a Refugiados