Global: nuevas directrices sobre la detención, un paso adelante
27 septiembre 2012

Un grupo de jóvenes detenidos miran fijamente a los visitantes del abarrotado centro de Pagani, Grecia (Laura Boldrini / UNHCR)
Nos decepciona que muchos países sigan deteniendo a los solicitantes de asilo, a veces durante largos períodos de tiempo y en condiciones precarias.
Bruselas, 27 de septiembre de 2012 – En medio de la creciente preocupación por el abuso de la detención como forma de controlar el flujo de solicitantes de asilo, esta semana la agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR) ha hecho públicas sus nuevas directrices dirigidas a los gobiernos que se ocupan de la cuestión. Aunque lejos de ser perfecto desde el punto de vista del JRS, este documento representa un paso adelante en la promoción de los derechos humanos.

"Nos decepciona que muchos países sigan deteniendo a los solicitantes de asilo, a veces durante largos períodos de tiempo y en condiciones precarias, mezclándolos en algunos casos en  prisiones junto a criminales comunes", dijo el portavoz del ACNUR en la presentación de la conferencia de prensa.

Hasta ahora, los gobiernos y otros organismos se han basado en las directrices sobre detención presentadas por el ACNUR en 1999. Sin embargo, el uso cada vez mayor de la detención llevó a desarrollar unas directrices más específicas. Esto ha ido acompañado por un consenso, a menudo frágil, sobre alternativas a la detención de los inmigrantes. Por ejemplo, entre estas alternativas está colocar a los solicitantes de asilo y otros migrantes en centros abiertos dentro de comunidades, respetando su derecho a la libertad de movimiento.

Mantener la detención en casos excepcionales. El ACNUR ha insistido siempre en que los solicitantes de asilo puedan ser detenidos sólo en circunstancias verdaderamente excepcionales.

No obstante, las Directrices de 1999 interpretaban las circunstancias excepcionales de manera más amplia de lo que sería deseable, permitiendo la detención para verificar la identidad de una persona, llevar a cabo una entrevista preliminar y proteger el orden público. Además, se dio luz verde a los gobiernos para detener a los solicitantes de asilo que habían destruido sus documentos de viaje para confundir deliberadamente a las autoridades.

Estas excepciones han sido utilizadas por los gobiernos para detener a los solicitantes de asilo sin ofrecer justificaciones específicas. Ya en 2005, un informe de investigación del JRS Europa llegó a la conclusión de que las Directrices de 1999 eran "demasiado laxas".

Dadas las dificultades que enfrentan los solicitantes de asilo en la obtención de pasaportes y documentos de identidad de sus gobiernos - con frecuencia responsables de la persecución - y de los visados de los estados de la UE, no es de extrañar que se vean obligados a recurrir a medios irregulares para realizar sus viajes. Sin embargo, después de haber huido de sus países de origen sin documentos de viaje, los estados todavía justifican su detención. ¡Un pez que se muerde la cola!

A primera vista las nuevas directrices del ACNUR parecen un paso atrás. Reiteran las justificaciones de 1999 para la detención y añaden dos nuevas: para evitar la fuga de los solicitantes de asilo y para acelerar los procesos de asilo de aquellas personas cuyas demandas son" claramente abusivas".

Lo positivo es que estas excepciones están delimitadas con mayor rigor. Por ejemplo, el ACNUR define los factores que los gobiernos deben tener en cuenta al evaluar la disposición de una persona a cooperar, tales como el cumplimiento en el pasado con los trámites migratorios. El ACNUR también hace hincapié en que los gobiernos consideren los vínculos familiares de un detenido en el país y su voluntad de dar la información necesaria a las autoridades.

Aún en los casos en que los gobiernos deban detener a los solicitantes de asilo para verificar su identidad, el ACNUR subraya que "los solicitantes de asilo suelen tener razones justificadas para entrar ilegalmente", y que la falta de documentación "no debe interpretarse automáticamente como una falta de voluntad de cooperar".

La decisión de calificar las circunstancias que justifiquen el uso de la detención reduce significativamente la posibilidad de abusar de los derechos de los solicitantes de asilo. Estos detalles pueden marcar la diferencia.

La anormalidad de la detención. En general, las nuevas directrices se esfuerzan para enmarcar la detención como una respuesta anormal a los solicitantes de asilo por parte del gobierno. El ACNUR afirma que el derecho a la libertad es una "posición por defecto", y que la detención debería "normalmente evitarse y ser una medida de último recurso".

En realidad, hay muchas formas para que los gobiernos gestionen los flujos de solicitudes de asilo sin encerrar a la gente. La respuesta habitual de los gobiernos debería ser trabajar con los solicitantes de asilo, mientras les permiten residir en la comunidad de acogida, siempre y cuando no hayan infringido una ley que pudiera requerir la privación de su libertad.

Si bien las directrices de 1999 se limitan a proponer una lista de ejemplos de alternativas a la detención, la nueva versión elabora con mayor detalle las condiciones específicas que garantizarían el éxito de tales medidas. Estos incluyen ofrecer a los solicitantes de asilo una información clara, la asistencia de abogados, alojamiento fiable y apoyo personalizado de las autoridades estatales.

El énfasis en las alternativas a la detención es realmente alentador. Estas alternativas no sólo supondrían un ahorro en costes y unos procedimientos más eficientes, sino que sitúan la acción de los estados en línea con sus valores declarados de hospitalidad, libertad, dignidad e imperio de la ley.

Hasta que eso ocurra, es necesario mantener el seguimiento de las acciones del gobierno y poner al descubierto las contradicciones entre políticas y prácticas.

Philip Amaral, coordinador de incidencia política y comunicación, JRS Europa


Am ethiopian refugee leving nairobi since 2001 as a refugee i need a durabel solution from j.r.s thank you
Jesuit Refugee Service International Office - octubre 08, 2012