Additional Pages
República Democrática del Congo: entre las tensiones y el deseo de recomenzar
12 febrero 2013

Bujumbura, 12 de febrero de 2013 - Casi tres meses después de la crisis, en la que el Movimiento 23 de marzo (M23) ocupó durante 12 días, Goma, en la rica región minera del este del Congo, la capital de Kivu Norte sigue marcada por la incertidumbre y el peligro. Los rebeldes están acampados en las afueras y decenas de miles de personas desplazadas viven en los campamentos cerca del centro de la ciudad. Mientras tanto, el gobierno congoleño y los rebeldes del M23 negocian en la capital de Uganda, Kampala.

El director del JRS Grandes Lagos de África, Isaac Kiyaka SJ, habló de la situación en Goma a su regreso de una visita al este del Congo durante el período de Navidad.

P. Kiyaka, ¿cómo encontró Goma tras la crisis provocada por los rebeldes M23?
A pesar de que los rebeldes han aceptado retirarse a pocos kilómetros de Goma, el clima sigue marcado por un profundo sentido de inseguridad. La gente está convencida de que los rebeldes del M23 continuarán acechando para controlar la situación. Por otra parte, el clima de tensión es evidente por la presencia masiva de fuerzas de paz de la ONU y del ejército congoleño. Una de las imágenes que más me impresionó fue ver pasar un tanque por donde unos niños estaban jugando.

¿Cuál es el estado de ánimo prevaleciente entre la población local?
La gente vive con el miedo permanente de que un nuevo conflicto estalle en cualquier momento. Para los habitantes de Goma, el futuro es incierto, imprevisible y oscuro. Sin embargo, estas personas son muy fuertes y tienen una capacidad admirable para seguir adelante pase lo que pase. Las empresas volvieron a abrir el día después de la crisis y el mercado estaba lleno de gente comprando y vendiendo frutas y verduras. Todo el mundo está ocupado volviendo a la vida normal, teniendo en cuenta el concepto de normalidad como algo relativo.

Usted visitó uno de los campamentos para personas desplazadas al lado de la ciudad. ¿En qué condiciones viven estas personas?
El campamento está lleno de desplazados internos que viven hacinados en chozas en las que se filtra el agua cuando llueve. Se sienten constantemente en peligro, ya que suelen ser uno de los objetivos cuando estalla la violencia y los rebeldes armados entran en el campamento. Un día visité a una mujer que estaba gritando y llorando porque le habían dicho que su cartilla de racionamiento había sido utilizada por otra persona. Hay mucha desesperación entre los desplazados internos.

Los desplazados han ocupado lugares públicos como escuelas y parroquias. ¿Qué puede decirnos al respecto?
Algunos desplazados se refugian en las escuelas durante la noche y salen durante el día para que los estudiantes puedan seguir sus clases. La escena que más me impactó fue ver a familias desplazadas cocinando sus alimentos, maíz y alubias, justo fuera de las clases donde los alumnos estudiaban. Para permanecer concentrado en la clase, los niños tienen que hacer un esfuerzo enorme. Hay que subrayar, sin embargo, que la población local ha mostrado una gran solidaridad con la población desplazada. Baste recordar que muchas familias locales acogen desplazados internos en sus hogares.

En el contexto de esta emergencia, el JRS ha decidido intervenir en el área de la educación, reconstruyendo escuelas y distribuyendo material escolar. ¿Qué significa esto para la vida de los estudiantes desplazados?
Hemos decidido intervenir en el área de la educación con el fin de brindar a los niños desplazados la posibilidad de ir a la escuela y alimentar la esperanza en el futuro a pesar de la emergencia y el sufrimiento que hay en un conflicto. Frente a tantas necesidades, uno se pregunta cuál puede ser la contribución de una organización como el JRS. La respuesta que hemos dado es que a pesar de que nuestra contribución es sólo una gota en el océano, para ellos nuestra presencia es muy importante porque se dan cuenta de que hay alguien que cuida de ellos y esto hace que se sientan menos solos.

Usted pasó el período de Navidad en Goma. ¿Cómo fue?
Pasar la Navidad en Goma significó palpar el verdadero sentido de la figura de Jesucristo. Él también nació en circunstancias vulnerables, tal y como estos niños y todos los habitantes del este del Congo.

La Navidad en Goma te hace entender a Jesús como Aquel que está presente en el sufrimiento y, en consecuencia, Le ves en estas personas. Es muy conmovedor ver cómo, a pesar de la inseguridad y del aroma de la guerra, los habitantes de Goma querían celebrar la Navidad y la vida; después de misa, fuera, todos brindaban y se regocijaban, un signo del triunfo de la esperanza y de la vida, incluso en las circunstancias más dramáticas.

Page 1 |