Siria: la cotidiana lucha por la supervivencia
  Los compromisos de los donantes deben priorizar la necesidad urgente de ayuda humanitaria para los sirios desplazados
  Jordania: un arduo y peligroso viaje hacia la seguridad
  Jordania: atrapados entre los recuerdos del pasado y la realidad de hoy
  Jordania: el sueño de una Siria abierta
  Jordania: comer polvo aquí o morir en Siria
  Jordania: educación online, aprovechando las capacidades de los refugiados
  Jordania: refugiados que ayudan a refugiados
  El director del JRS Oriente Medio visita los Estados Unidos
  Líbano: una taza de té en la nieve
  Líbano: mantener vivo un espíritu especial
  Líbano: la barrera del idioma impide que los niños y niñas sirios asistan a la escuela
  Líbano: las familias sirias huyen para proteger a sus hijos
  Oración por Siria: bienaventurados sean los pacificadores
  Siria: la escasez de pan y combustible en Alepo agrava los problemas diarios
  Siria: reuniendo a las familias
  Siria: el diálogo es la solución, no la guerra
  Siria: sirios desplazados luchan por encontrar un refugio
  Siria: animando a los desplazados internos a participar en la ayuda de emergencia
  Siria: el espíritu de resistencia se mantiene entre las ruinas
  Siria: aferrarse a la normalidad en Alepo
  Siria: la situación humanitaria en la región se deteriora rápidamente
  Siria: en el conflicto, la persecución afecta a musulmanes y cristianos por igual
  Siria: los refugiados iraquíes en los márgenes de otro conflicto
  Siria: el JRS amplía la ayuda de emergencia en Alepo
  Siria: redes locales de solidaridad y el JRS ayudan a las familias desplazadas
  Siria: un refugiado encuentra el propósito de su vida en el Centro Al Mukhales
  Siria: miles de desplazados tras el aumento de la violencia en Sheikh Maqsoud
  Siria: transformar el dolor en su herramienta más poderosa
  Siria: dos años de conflicto amenazan la educación y el bienestar de los niños
  Siria: actualización sobre la asistencia de emergencia del JRS
  Siria: necesidad urgente de suministros para el invierno
  Siria: la violencia en Damasco aviva la desesperanza y el miedo
  Siria: los voluntarios son esenciales para el trabajo del JRS
  Siria: una fundación alemana de defensa de los derechos humanos reconoce el trabajo de la comunidad jesuita
  Siria: trabajar bajo los principios de neutralidad, no violencia e inclusión
  EE.UU.: el Servicio Jesuita a Refugiados con Siria
  Voces de Europa unidas para ayudar a los refugiados sirios


Las escuelas ya no se utilizan para el aprendizaje, una chica joven se sienta afuera en un pupitre que ha sido retirado del aula y dejar espacio para que la gente pueda refugiarse de la violencia, Alepo, Siria (Avo Kaprealian y Sedki Al Imam/JRS)
Amman, 12 de octubre de 2012 - Igual que en muchos otros lugares en todo el país, ni el personal del JRS ni los edificios se han librado de la violencia del conflicto. El movimiento está restringido, las entregas de bienes se retrasan y los edificios están destruidos y evacuados. Pero a pesar de estos contratiempos, el JRS y las redes locales de solidaridad han seguido prestando ayuda de emergencia.

Las estimaciones más recientes de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) estima que la cantidad de sirios que necesitan asistencia es de 2,5 millones, y ya hay más de 300.000 refugiados en países vecinos. También se estima que 31.000 personas han muerto como consecuencia del conflicto desde marzo de 2011.

Alepo. El mes pasado, el centro de Deir Vartan del JRS, ubicado en el territorio en disputa de Midan, se transformó en campo de batalla entre los rebeldes y las fuerzas gubernamentales. La cocina de campaña se trasladó a unas nuevas instalaciones desde donde se podrán distribuir diariamente 10.000 comidas calientes a los sirios desplazados. En consecuencia, Deir Vartan quedó parcialmente destruido y, por el momento, es inaccesible para el personal del JRS.

Según la OCHA, 600 escuelas en toda Siria están siendo utilizadas como refugios. El JRS ha asumido la responsabilidad de cinco de los 30 refugios que hay en Alepo, a la vez que proporciona alimentos, artículos no alimentarios y ayudas económicas a 4.000 personas. Sin embargo, a medida que se acerca el invierno las temperaturas irán bajando considerablemente y los sirios desplazados que no tienen acceso a los refugios son motivo de preocupación.

Damasco. Una serie de grandes explosiones en los últimos días ha aumentado de nuevo las tensiones entre la población local. El año académico se ha reiniciado, pero de acuerdo con el personal del JRS en Damasco, las escuelas que funcionan están sobrecargadas y los costos de transporte hacia y desde los centros son prohibitivos.

En un esfuerzo por paliar este problema, el JRS ha ofrecido apoyo educativo a 500 niños, dando asistencia en efectivo para los gastos de transporte, fomentando actividades deportivas y recreativas. También se brinda la oportunidad de elaborar artesanías, seguir cursos de música y de arte para que los estudiantes se expresen y se liberen emocionalmente del trauma del conflicto.

"Nuestro punto focal en este momento son las actividades de apoyo a los niños. Estos sufren las consecuencias del desplazamiento y de la desorganización, pero también de la terrible situación, de los acontecimientos de los que son testigos y del trauma que viven sus familias cuando no son víctimas directas", dice el director del JRS Oriente Medio y Norte de África, Nawras Sammour SJ.

El JRS está coordinando el suministro la prestación de asistencia de emergencia en forma de alimentos, artículos para el hogar, colchones, utensilios de cocina y productos de higiene a 900 familias en Damasco. Otras 1.000 familias de las áreas circundantes reciben apoyo indirecto del JRS a través de redes de solidaridad sirias que trabajan para aliviar la crisis.

Homs. Los centros del JRS en Homs, Al Mukhales y Waer Al, han pasado de las actividades de verano para clases de recuperación para los alumnos a atender las necesidades de los niños que regresan a la escuela. Todas las tardes durante dos horas, 800 estudiantes reciben apoyo escolar en los dos centros. Catorce niños con discapacidad también están participando en un programa especialmente diseñado para satisfacer sus necesidades.

Entre los planes futuros está apoyar una escuela en el valle Marmarita, cerca de la frontera con el Líbano. La población de esta región fronteriza se ha triplicado, con lo que el porcentaje de desplazados llega al 75 por ciento del total. En consecuencia, las autoridades de la zona no pueden satisfacer las necesidades de educación de los niños desplazados.

El apoyo a 500 familias en Homs y alrededores sigue adelante. Muchos de sus residentes regresan a casa desde otros lugares, porque ya ninguna parte de Siria está libre del flagelo de la guerra.

Países vecinos. En Jordania, la agencia de ONU para los Refugiados (ACNUR) calcula que hay unos 200.000 sirios. El área de mayor necesidad es la educación. Las autoridades jordanas necesitan apoyo y recursos para satisfacer las necesidades de los sirios.

En Ammán, el proyecto de educación informal del JRS sigue recibiendo a los sirios, y el equipo de visitas familiares se mantiene en contacto con 200 familias sirias, a las que proporciona ayuda en efectivo y alimentos. La mayoría de los sirios en Jordania viven fuera del campamento de refugiados de Za'atari, donde diariamente tratan de satisfacer sus necesidades diarias.

Gracias a la coordinación local con los jesuitas en el Líbano, el JRS ha comenzado a realizar visitas a las familias de refugiados sirios, mirando a ver qué tipo de apoyo individualizado se puede proporcionar. Se está llevando a cabo una evaluación de las necesidades más en profundidad.

Organizaciones no gubernamentales, entre ellas el JRS, siguen sin poder acceder a los campamentos a lo largo de la frontera entre Turquía y Siria, ya que están bajo la responsabilidad exclusiva de la Media Luna Roja local.

¿Cómo puede ayudar? A continuación mostramos una lista de elementos que la gente en Siria necesita urgentemente de cara a los duros meses de invierno que se avecinan. Con su ayuda financiera, podemos aliviar el sufrimiento de los sirios.
  • 70 euros: 100 litros de gasóleo de calefacción para el invierno
  • 80 euros: un kit básico familiar: un colchón, dos sábanas, una almohada, dos mantas de invierno y toallas dos
  • 100 euros: una canasta de alimentos para una familia de cinco personas durante un mes
  • 120 euros: ropa de invierno para una familia (jersey, chaqueta, pantalones, zapatos)
  • 160 euros: un mes de alquiler de un apartamento para una familia desplazada
  • 4.000 euros: un día de apoyo a las familias refugiadas en las escuelas en Aleppo
  • 4.000 euros: alimentación de 10.000 personas durante un día
  • 8.000 euros: Instalación de la cocina de campaña
Para ayudar a apoyar el proyecto de emergencia del JRS, visite https://www.jrs.net/donate
Countries Related to this Region
Jordan, Syria