Afganistán: en busca de la paz, centrados en la educación
  Afganistán: incertidumbre y esperanza
  Angola: enfrentando el futuro con confianza
  Asia Pacífico: leyendo entre líneas cuáles son las necesidades de alfabetización de los refugiados
  Birmania: la educación es el camino
  Camboya: una educación adecuada no es posible en los centros cerrados
  República Democrática del Congo: la escuela, el mejor disuasivo contra el reclutamiento de menores de edad
  República Democrática del Congo: la educación secundaria para los niños desplazados como objetivo
  República Democrática del Congo: las víctimas de la violencia sexual sacan valor para compartir sus experiencias
  África Oriental: tecnología para ayudar en el aprendizaje de los refugiados aislados
  Educación en el Sur de Sudán
  Internacional: llevando la educación superior a los refugiados
  Jordania: el acompañamiento es lo primero para los refugiados
  Jordania: cambiar con los tiempos, el JRS Jordania se adapta a las necesidades de la comunidad
  Jordania: repensar el modelo tradicional de universidad
  Jordania: el refugiado que hay en el interior de cada uno de nosotros
  Jordania: sin acompañamiento, no hay un servicio real
  los niños refugiados urbanos y la educación
  Malawi: imagínate como un refugiado
  Asia del Sur: estudiantes afectados por la guerra recibirán educación online
  Sudán del Sur: un comunidad es tan buena como sus maestros
  Sudan: paz a través de la educación
  Siria: la violencia en Damasco aviva la desesperanza y el miedo
  Tailandia: Educando durante generaciones
  Tailandia: La educación, un entorno de protección
  Turquía: integración de los niños refugiados en las escuelas públicas


Swavis Nzeyimana, con su hijo de siete meses, junto a los platos que seca al sol, una lección que aprendió en las clases del JRS de gestión familiar, en Kibimba (Danilo Giannese / JRS)
Bujumbura, 6 de noviembre de 2012 - La inversión en la educación, especialmente de las mujeres, podría poner a Burundi firmemente en el camino hacia el desarrollo sostenible. Si bien el objetivo principal del Servicio Jesuita a Refugiados es la promoción de la educación formal, ignorar a las mujeres que abandonaron prematuramente los estudios en Burundi no sólo afectaría negativamente a las personas interesadas, sino que sería un obstáculo al desarrollo de la comunidad. O, al menos, así lo sugiere el personal sobre el terreno del JRS a partir de los testimonios recogidos.

La experiencia ha enseñado al JRS que existe una clara correlación entre pobreza y analfabetismo. Los países con altas tasas de analfabetismo se sumen irremisiblemente en la pobreza. Y Burundi no es la excepción. Sin embargo, con el regreso de más de medio millón de refugiados desde 2008, tras años de exilio, principalmente en Tanzania, la seguridad alimentaria se convirtió en el tema prioritario.

Una vez que esta situación se recondujo mediante proyectos de medios de subsistencia, el personal del JRS centró su atención en reforzar la situación de los ex refugiados y de las mujeres y niñas de las comunidades locales mediante su proyecto de educación informal.

"Las mujeres son el verdadero motor de la sociedad de Burundi; sin embargo, están todavía fuertemente excluidas de las oportunidades de educación, y por lo tanto de jugar un papel más igualitario en sus comunidades. Uno de los principales obstáculos para mejorar los logros educativos de las mujeres es el sistema patriarcal que prioriza los derechos de los hombres en detrimento de las mujeres", dice el director del JRS Grandes Lagos de África, Tony Calleja SJ.

Aumentar las oportunidades educativas de estas mujeres fomentará la confianza en sí mismas y en sus habilidades y a la vez contribuir al desarrollo integral de las comunidades locales y de la sociedad en su conjunto. Esto puede parecer complicado y un tanto intangible. Pero son los pequeños cambios cotidianos en las comunidades, y en particular en las familias, los que darán paso a una transformación más sostenible.

El impacto en la vida diaria. Swavis Nzeyimana, de 22 años, es madre de dos hijos, uno de cinco años y otro de siete meses. Desde enero, asiste a las clases de alfabetización básica. Hasta hace unos años vivía en un campamento de refugiados en Tanzania, donde se le negó la oportunidad de ir a la escuela porque su padre decidió educar a sus hijos y dejar a sus hijas en casa para dedicarse a los quehaceres del hogar.

"Ahora que he aprendido a leer y escribir, me siento más fuerte y más independiente y mi marido muestra más respeto por mí", dice Swavis.

"Por ejemplo, si yo no estoy en casa y tiene que decirme algo urgentemente antes de salir, deja una nota escrita consciente que yo la entenderé. Yo, por mi parte, hago lo mismo. He aprendido a calcular, puedo ver el beneficio cuando voy al mercado. Antes, estoy segura de que los comerciantes me solían engañar aprovechándose de mi ignorancia".

Sensibilizar a los hombres. La práctica de los matrimonios precoces es a menudo un obstáculo importante para que las mujeres asistan a la escuela en Burundi. Ellas abandonan los estudios porque sus maridos las quieren en casa o trabajando en los campos. Convencer a los hombres de la importancia de educar a sus hijas o esposas es crucial para el éxito del proyecto.

Fidel Nahayo, el esposo de Swavis, se siente orgulloso de la educación de su mujer.

"Swavis se ha convertido en la presidenta de una asociación de mujeres porque sabe leer y escribir, y cuando obtenga el certificado oficial de alfabetización del ministerio, podrá encontrar un trabajo", dice Fidel.

Fidel dijo estar agradecido por la educación recibida de pequeño y se alegra de que su esposa pueda disfrutar de los mismos beneficios positivos. Por otra parte, continúa Fidel, su esposa ahora cuenta con más recursos para gestionar su pequeña casa.

"En la escuela también aprendió higiene y gestión familiar. Hace algún tiempo, decidió construir retretes exteriores. Ahora la calidad de nuestra vida ha mejorado considerablemente".

Hay muchos obstáculos que impiden el desarrollo de Burundi, y pequeños proyectos como el del JRS no cambiarán el rumbo del país. Sin embargo, con una población mejor educada - una en la que los puntos de vista de ambos sexos tengan el mismo peso y las familias sean económicamente autosuficientes - las comunidades estarán en mejores condiciones para acceder a las oportunidades disponibles.

Fortalecer la posición de las mujeres, de hecho, tendrá un impacto positivo en las familias, en los hombres y en la sociedad en su conjunto.

Danilo Giannese, responsable de advocacy y comunicación del JRS Grandes Lagos de África

Countries Related to this Region
Burundi