Afganistán: en busca de la paz, centrados en la educación
  Afganistán: incertidumbre y esperanza
  Angola: enfrentando el futuro con confianza
  Asia Pacífico: leyendo entre líneas cuáles son las necesidades de alfabetización de los refugiados
  Birmania: la educación es el camino
  Burundi: la educación informal fomenta el desarrollo comunitario
  Camboya: una educación adecuada no es posible en los centros cerrados
  República Democrática del Congo: la escuela, el mejor disuasivo contra el reclutamiento de menores de edad
  República Democrática del Congo: la educación secundaria para los niños desplazados como objetivo
  República Democrática del Congo: las víctimas de la violencia sexual sacan valor para compartir sus experiencias
  África Oriental: tecnología para ayudar en el aprendizaje de los refugiados aislados
  Educación en el Sur de Sudán
  Internacional: llevando la educación superior a los refugiados
  Jordania: el acompañamiento es lo primero para los refugiados
  Jordania: cambiar con los tiempos, el JRS Jordania se adapta a las necesidades de la comunidad
  Jordania: repensar el modelo tradicional de universidad
  Jordania: el refugiado que hay en el interior de cada uno de nosotros
  Jordania: sin acompañamiento, no hay un servicio real
  los niños refugiados urbanos y la educación
  Malawi: imagínate como un refugiado
  Sudán del Sur: un comunidad es tan buena como sus maestros
  Sudan: paz a través de la educación
  Siria: la violencia en Damasco aviva la desesperanza y el miedo
  Tailandia: Educando durante generaciones
  Tailandia: La educación, un entorno de protección
  Turquía: integración de los niños refugiados en las escuelas públicas


Estudiantes de la Escuela Técnica del JRS en Herat, Afganistán, se forman en alfabetización informática (Peter Balleis/JRS)
Nueva Delhi, 15 de noviembre de 2012 - Al entrar a una escuela en un campamento de retornados, un barrio urbano o una comunidad rural desfavorecida, los niños pequeños como Azar* están siempre dispuestos a decir qué quieren ser de mayores. Él quiere ser médico para ayudar a su país, Afganistán. ¿Conmovedor? ¿Por qué? Al extender la educación online a las comunidades marginadas en el sur de Asia, chicos como Azar pueden tener la oportunidad de hacer realidad sus sueños.

El Servicio Jesuita a Refugiados, en cooperación con Jesuit Commons: Educación Superior en los Márgenes (JC: HEM), que ya ofrece educación de tercer nivel online a refugiados en Kenia, Jordania y Malawi, está a punto de ampliar esta oportunidad a estudiantes en Asia del sur. En los próximos meses el Servicio Jesuita a Refugiados en Asia del Sur comenzará a ofrecer cursos online a personas desplazadas en el norte y este de Sri Lanka y a los repatriados en las comunidades rurales de Afganistán.

Las dos organizaciones jesuitas proporcionarán a las comunidades marginadas cursos acreditados por universidades de la Compañía en la India, para ofrecerles una educación contextual y de calidad. Además, la nueva iniciativa utilizará las comunicaciones online de los jesuitas, a través de su red global, para facilitar la cooperación entre las estructuras de los jesuitas comprometidas en trabajar por un mundo más justo.

Para Jesuit Commons "el componente clave de la educación jesuita es su naturaleza transformadora. Mediante nuestra educación jesuita queremos transformar el pensamiento y cambiar el mundo, y ese es el objetivo del plan de estudios", dijo la directora internacional de JC:HEM, Mary McFarland, en una entrevista reciente.

El JRS Asia del Sur siempre se ha centrado en la educación de calidad, dijo su director, Stan Fernandes SJ.

"Ampliar y enriquecer nuestras iniciativas en los niveles superiores a través de la educación online ha sido siempre nuestro sueño", dijo. "Aprender de la experiencia de JC:HEM en la Conferencia de Denver nos dio la confianza de que podíamos hacerlo realidad en el sur de Asia."

Ambas comunidades en los márgenes de la sociedad han tenido pocas oportunidades de acceder a una educación de calidad, hasta ahora.

En el norte y este de Sri Lanka, donde el JRS ya apoya la educación para los desplazados por el conflicto, el personal del JRS tiene previsto establecer cuatro centros de educación a distancia, donde 100 estudiantes tendrán la oportunidad de seguir un programa de diplomado de tres años. Diez personas del JRS están listas para facilitar la capacitación online y sobre el terreno, y ya se puso en marcha el proceso de selección de los estudiantes para los cursos de inglés e informática.

"Pero va a tener que empezar despacio. Nosotros lo hacemos todo poco a poco, empezando por la formación de formadores. Así comenzaremos con un programa de inglés como segunda lengua (ESL) y de ciencias informáticas para prepararlos para la educación universitaria online ", dijo el P. Maria Joseph, coordinador del programa online del JRS Asia del Sur. Mientras tanto, las dos universidades de la Compañía asociadas - Saint Xavier, en Calcuta, y Saint Xavier, en Mumbai - se están preparando para ofrecer los cursos.

En Afganistán, el JRS ha estado proporcionando educación primaria, secundaria e informal desde 2005. El año pasado, los equipos de Bamiyán, Herat, Kabul y Daikundi ofrecieron capacitación y apoyo a los maestros, así como servicios directos a 4.500 niños y niñas. El Instituto Técnico de Herat, apoyado por el JRS, ha crecido rápidamente en los últimos siete años y hoy en día ofrece asistencia técnica práctica y enseñanza de inglés a 880 estudiantes, incluyendo a más de 230 niñas.

Con la introducción de la educación online, los estudiantes de escuelas como el Instituto Técnico de Herat tendrán la oportunidad de generar esa fuerza laboral cualificada y competente que Afganistán necesita para avanzar en el camino del desarrollo y la autosuficiencia.

A diferencia de JC:HEM en África, el JRS Asia del Sur está buscando asociarse con institutos locales de educación superior de los jesuitas que se acomoden a la cultura local de Afganistán y Sri Lanka, a la vez que presenta ideas y pensamientos globales.

"Los objetivos giran en torno al aprendizaje. El desarrollo de la nueva base de conocimiento, de dirigentes que pueden pensar de manera diferente, dará respuestas a los problemas de la comunidad, sea donde sea que ésta esté. Así que si es en el campamento, ¿cómo van a enriquecer su propia vida y la de aquellos a quienes sirven? Podría abrir una posibilidad para que aquellos que se repatrien ayuden a sus comunidades de una manera muy diferente", dijo McFarland.

Si niños como Azar pueden soñar a salvo con ser médicos a través de la cooperación de las universidades locales y regionales, el cambio revolucionario es real y no sólo será la ampliación de la educación superior a las comunidades marginadas, sino la promoción de la cooperación Norte-Sur y de la capacidad regional. En este caso, es sólo en universidades de la India, pero el proceso apenas acaba de comenzar.

Molly Mullen, consultora en comunicación, oficina internacional del Servicio Jesuita a Refugiados 

Countries Related to this Region
Afghanistan, India, Sri Lanka