Australia: los solicitantes de asilo luchan por rehacer sus vidas con escaso apoyo del gobierno
  Camboya: el reasentamiento ya no es una opción para los refugiados urbanos
  Ocultos a la vista de todos
  Jordania: más que una cifra
  Jordania: refugiados que ayudan a refugiados
  Kenia: forjar la autosuficiencia entre los refugiados y la comunidad de acogida
  Kenia: la creciente xenofobia afecta a los refugiados en Nairobi
  los niños refugiados urbanos y la educación
  América Latina: Las difíciles decisiones de los refugiados colombianos
  Panamá: un programa del JRS ayuda a los refugiados urbanos
  Protección de los refugiados y soluciones en las áreas urbanas
  Sudáfrica: el aumento de los refugiados urbanos
  Iraq en la escena
  Sudan: paz a través de la educación
  Siria: la situación humanitaria en la región se deteriora rápidamente
  Siria: superar el aislamiento a través de la comunidad
  Siria: La pintura como forma de autoexpresión, un taller para mujeres en Deir Vartan
  Siria: ¿Y ahora qué para los iraquíes?
  Tailandia: marginación en la ciudad
  Turquía: iraquíes de aquí para allá en busca de un futuro mejor
  Turquía: las familias refugiadas comparten sus inquietudes sobre el presente y el futuro
  Turquía: los refugiados de Afganistán se enfrentan al crítico invierno
  Vídeo: El Servicio Jesuita a Refugiados y los refugiados urbanos
  Internacional: el JRS define un enfoque global hacia los refugiados urbanos


Agnes Asiimwe (izquierda) del proyecto urbano del JRS en Nairobi se dirige a los beneficiarios del programa de protección social durante un encuentro en Nairobi. (Charles Njanga / JRS)
Nairobi, 18 de febrero de 2013 - Es una soleada mañana de viernes. El salón de la Iglesia de Santa Teresa en Eastleigh, Nairobi, va llenándose de vida con la gente que poco a poco va llegando. Una multitud de hombres y mujeres, todos con una bolsa, esperan en la que será la última reunión de una iniciativa del JRS para los refugiados urbanos que han creado su pequeño negocio en la capital de Kenia. Los 45 beneficiarios del Proyecto Urbano del JRS en Nairobi, estuvieron recibiendo alimentos y ayuda material como una forma de proporcionar una red de seguridad, para que pudieran invertir en sus negocios (actividades para la generación de ingresos).

La iniciativa de cuatro meses, que finalizó el mes pasado, se puso en marcha tras un estudio realizado por la agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR) y el Consejo Danés para los Refugiados en mayo de 2012 que demostró que las actividades generadoras de ingresos de los refugiados en Nairobi no prosperaban. La encuesta encontró que los ingresos obtenidos sólo permitían satisfacer las necesidades básicas de los refugiados, y que estos no reinvertían en el negocio. Recomendó que los refugiados recibieran apoyo alimentario y material para cuatro meses, dándoles tiempo para reinvertir sus ganancias.

El programa también trató de estabilizar el consumo familiar y fortalecer la capacidad de la comunidad mediante grupos de autoayuda para prestar asistencia social. Tras convocar el encuentro, la coordinadora del Proyecto Urbano de actividades para la generación de ingresos del JRS en Nairobi, Agnes Asiimwe, invitó a los miembros del grupo a explicar el impacto de la iniciativa en sus vidas. Tras animarla un poco, una mujer habló de forma voluntaria.

"He podido levantar mi negocio, yo inicialmente sólo vendía cestas tejidas, pero ahora también vendo "vitenges" [telas africanas impresas]. La ayuda que he recibido del JRS realmente ha mejorado mi vida, hasta el punto que he podido mudarme a una casa mejor", dijo con orgullo la mujer que recibió los aplausos y las sonrisas de los presentes.

La integración en la sociedad de acogida es otro componente clave del programa. Dado que los refugiados urbanos viven entre los kenianos, a menudo en las comunidades marginadas, la inclusión de cinco kenianos en el grupo fortaleció la interdependencia entre las comunidades de nacionales y de refugiados, ayudando a romper el tópico de que a los refugiados se les favorece más que a los locales.

Testimonios. "He podido ampliar mi negocio de comida en Kayole (Nairobi) después de irme de Telkom, Kenia. Ahora puedo alimentar a mi familia mejor", dice Joseph, de nacionalidad keniana. Los participantes como él se seleccionan a través de los consejos locales de seis parroquias de la iglesia católica y se les elige de entre los más vulnerables de la comunidad.

"Estoy muy agradecido por la ayuda del JRS. Mis hijos ahora pueden comer e ir a la escuela. Dios ciertamente bendecirá a los kenianos por la ayuda que han brindado a los refugiados", dijo Mary* que vende frituras de mandioca en dos barrios de Nairobi. Con la ayuda del JRS, ha ampliado su negocio poniendo una cestería.

Según Mathias Mbisu, un trabajador social del JRS de Eastleigh, la distribución de alimentos y artículos no alimentarios ha ayudado mucho a los beneficiarios del programa de protección social.

"Ellos han podido concentrarse en sus negocios sin preocuparse por alimentar a sus familias", dice Mathias.

Como parte del seguimiento del programa, los miembros del personal del JRS visitan a los beneficiarios donde viven para ver cómo lo están haciendo.

Éxitos. Al comienzo de la iniciativa, los 45 participantes habían abierto cuentas personales en un banco para poder recibir la asistencia social y como forma de fomentar el ahorro. Una evaluación realizada dos meses después indicaba que el 50 por ciento de los beneficiarios habían podido ahorrar en los bancos. Otros pudieron aumentar las existencias, diversificar en otras iniciativas más rentables o mudarse a mejores viviendas.

Como parte de la estrategia de salida, el JRS capacitará en habilidades empresariales a los participantes. Al abandonar el salón, no había duda de que la calidad de vida de los participantes había mejorado. Sin embargo, ese día era el último en que se repartían alimentos, y el reto ahora será asegurar que los beneficiarios sigan siendo autónomos y extender este tipo de apoyo a los recién llegados.

"Con el final del programa, existe la posibilidad de que los beneficiarios no puedan mantener su calidad de vida, en tanto que la ayuda tenía un plazo de tiempo claramente definido, el seguimiento continuo asegurará que los refugiados tengan medios de vida sostenibles", dijo Asiimwe.

* El nombre ha sido cambiado para proteger la identidad de la persona involucrada

El JRS ha estado ayudando a los refugiados urbanos en Nairobi desde 1991, para responder a las necesidades urgentes e insatisfechas de los solicitantes de asilo y refugiados recién llegados que viven en circunstancias vulnerables. El JRS prioriza las mujeres solas con familia numerosa, cabezas de familia sin apoyos, menores no acompañados, personas con necesidades especiales o con discapacidad, refugiados ancianos, enfermos y personas con el VIH / SIDA. En 2011, el programa de emergencia urbana ofreció una gama de servicios a más de 2.600 refugiados, incluyendo la provisión de alimentos y de artículos no alimentarios, asistencia médica y financiera, apoyo pastoral y psicosocial, y ayuda a actividades para la generación de ingresos.

Charles Njanga  coordinador de comunicación del JRS África Oriental 

Countries Related to this Region
Kenya