Sri Lanka: apremian al gobierno a que demuestre su compromiso con la verdad
31 enero 2011

La Diócesis apremia al gobierno a responder a las necesidades inmediatas de los desplazados, Mannar, Sri Lanka (Peter Balleis SJ/JRS)
Más de veinte meses después del final de la guerra, se expresó la preocupación de que aún no hay un sistema de vivienda para el distrito de Mannar.

Roma, 28 de enero de 2011 – En la presentación de la Comisión sobre Lecciones Aprendidas y Reconciliación (LLRC), la Diócesis Católica de Mannar ha pedido al gobierno que demuestre su compromiso público con la verdad respecto a los acontecimientos que tuvieron lugar durante décadas de conflicto. La diócesis dijo que este compromiso era indispensable en cualquier intento de reconciliación.

En la presentación se destacó la importancia de destapar la verdad sobre las violaciones de las leyes humanitarias y de derechos humanos internacionales. El documento, firmado por el Rvdo. Dr. Rayappu Joseph, Obispo Católico de Mannar, el Rvdo. P. Víctor Sosai, Vicario General de la Diócesis de Mannar, y el Rvdo. P. Xavier Croos, Representante del Foro de Sacerdotes de Mannar, también alertó la necesidad de clarificar el destino de 146.679 ciudadanos de Vanni de los que nada se sabe desde el final de la guerra.

Si bien reconocen la importancia de la LLRC como un paso hacia la reconciliación, los autores de la presentación expresaron su decepción por las Comisiones de Investigación anteriores que no lograron sacar la verdad sobre las violaciones a los derechos humanos y las ejecuciones extrajudiciales; por ejemplo, el ataque contra la Iglesia Católica de Pesalai, donde los civiles se habían refugiado, y la desaparición del P. Jim Brown, ambas en 2006.

Hablando sobre la visita de la LLRC a Mannar, se destacó que tres días era una cantidad insuficiente de tiempo para una ciudad de decenas de miles de personas afectadas por tres décadas de guerra. Es crucial para cualquier esfuerzo de reconciliación mirar atrás en nuestra historia más allá de febrero de 2002, se dijo en la presentación.

Preocupaciones inmediates

Más de veinte meses después del final de la guerra, se expresó la preocupación de que aún no hay un sistema de vivienda para el distrito de Mannar. La mayoría de los desplazados, dice, siguen sin alojamiento, mientras que otros viven en casas autoconstruidas provisionales. El documento criticó que la cantidad de 2.150 euros por casa es insuficiente.

El documento también sacó a colación la falta de asistencia ofrecida a las personas reasentadas que necesitan rehacer sus medios de subsistencia (pesca, granjas, tiendas…). Al contrario, alertó sobre los efectos negativos del gran número de negocios llevados por militares y sureños en el bienestar local.

Aparte, también se alerta de la falta de acceso a los bienes y servicios básicos: agua, alimentos nutritivos – incluyendo productos lácteos para niños – y la educación, la atención sanitaria y los transportes insuficientes.





Press Contact Information
James Stapleton
international.communications@jrs.net
+39 06 6897 7465