República Democrática del Congo: a pesar de la alta tensión, el personal del JRS vuelve a Masisi para restablecer las actividades
23 noviembre 2012

Goma, 23 de noviembre de 2012 - Pocos días después de la caída de la capital de Kivu Norte, Goma, en el este del Congo, y del avance armado del grupo rebelde Movimiento 23 de marzo (M23), el Servicio Jesuita a Refugiados ha reanudado sus actividades con los desplazados y las comunidades locales en Masisi, a unos 100 kilómetros de Goma.

Después de la evacuación de la ciudad, y por razones de seguridad, el 20 de noviembre, el personal regresó a Goma para evaluar, en coordinación con otras organizaciones humanitarias, y ver cómo responder a las necesidades urgentes de asistencia alimentaria y médica de los 140.000 desplazados internos que hay en la actualidad en la zona.

El JRS reanuda sus proyectos. En la ciudad de Masisi y en los campamentos de desplazados internos en Lushebere y Bukombo, el JRS reanudó sus programas de educación informal para mujeres, niñas y jóvenes. Estos incluyen clases de alfabetización y capacitación en actividades para la generación de ingresos, como sastrería y peluquería. El JRS también reanudó la construcción de una escuela de secundaria en Nyabiondo.

"Hemos decidido continuar nuestras actividades para acompañar a las personas desplazadas en Masisi, a pesar del clima de inseguridad que reina estos días, con el fin de restablecer la normalidad en aquellos cuyas vidas corren constantemente peligro y se ven amenazados por el desplazamiento", dijo el director regional del JRS Grandes Lagos de África, P. Isaac Kiyaka, quien añadió que "los estudiantes vienen a nuestras escuelas con regularidad, interesados en aprender y socializar con los demás y olvidarse de la guerra".

De acuerdo con la información recogida por el personal del JRS sobre el terreno, la tensión es alta y la población en Masisi sigue preocupada ante un ataque inesperado del M23.

Otros grupos rebeldes en la zona también están implicados en violaciones de los derechos humanos y en los ataques violentos de las últimas semanas, según denunciaba un comunicado de prensa que el JRS publicó el 14 de noviembre. Por esta razón, diariamente, el JRS evalúa los riesgos de seguridad para su personal y para sus programas.

Coordinación con organizaciones humanitarias. Mientras tanto, en Goma, las organizaciones humanitarias y organismos internacionales siguen trabajando para dar una respuesta humanitaria coordinada y eficaz a las necesidades urgentes de mujeres, niños y hombres recientemente desplazados por los enfrentamientos en Goma esta semana pasada.

El suministro de alimentos, servicios médicos y la reanudación de los centros de salud que fueron saqueados son las más altas prioridades indicadas por la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA). En la actualidad, el JRS trabaja junto a OCHA y otros actores humanitarios para ofrecer asistencia inmediata a las personas desplazadas.

"Estamos evaluando qué medios son los más efectivos para paliar el sufrimiento de decenas de miles de mujeres, niños y hombres, la mayoría de ellos en situación de vulnerabilidad, que no han podido recibir ningún tipo de ayuda humanitaria durante días", explicó el P. Kiyaka.

Por razones de seguridad, los programas de educación formal e informal del JRS y la asistencia a las personas vulnerables en Mweso, también en Kivu Norte, siguen suspendidos.

Danilo Giannese, responsable de advocacy y comunicaciones del Servicio Jesuita a Refugiados, Grandes Lagos de África




Press Contact Information
James Stapleton
international.communications@jrs.net
+39 06 69 868 468