Kenia: grupos de la sociedad civil piden al gobierno que ponga fin a los abusos contra los refugiados
24 enero 2013

Una familia de refugiados somalíes en su residencia en Nairobi, Kenia. El cincuenta por ciento de los refugiados en África vive en zonas urbanas (Peter Balleis / JRS).
Es preocupante que el acoso y los abusos sean perpetrados no sólo por bandas criminales, sino también por los mismos funcionarios encargados de hacer cumplir las leyes que supuestamente deben protegernos a todos en este país.
Nairobi, 24 de enero de 2013 - Una serie de grupos de la sociedad civil, entre ellos el Servicio Jesuita a Refugiados, pidió vehementemente, el pasado martes, al gobierno de Kenia que pusiera fin al acoso policial y al abuso contra los refugiados y que protegiera los derechos humanos básicos de todos los refugiados y ciudadanos kenianos.

"Desde que el gobierno de Kenia anunció en diciembre que todos los refugiados y solicitantes de asilo en Nairobi debían trasladarse a los campamentos de Dadaab y de Kakuma, hemos visto un dramático aumento de los ataques contra los refugiados y los kenianos de etnia somalí", dijo Lucy Kiama, directora ejecutiva del Consorcio para los Refugiados de Kenia, hablando en nombre de la Red para la Protección de los Refugiados Urbanos (URPN), una organización que agrupa a las entidades que defienden los derechos humanos de los refugiados en las ciudades de Kenia.

"Es preocupante que el acoso y los abusos sean perpetrados no sólo por bandas criminales, sino también por los mismos funcionarios encargados de hacer cumplir las leyes que supuestamente deben protegernos a todos en este país", añadió Lucy Kiama.

"También somos testigos del aumento de redadas policiales, de las detenciones arbitrarias y del acoso a los refugiados y a las personas de ciertas etnias por parte de agentes de seguridad en Nairobi. La URPN ha documentado denuncias de extorsión, abuso físico y requisa de propiedades".

La URPN dijo que estos incidentes son la consecuencia de la orden gubernamental del 18 de diciembre por la que se ordena a todos los refugiados y solicitantes de asilo somalíes que se trasladen al campamento de refugiados de Dadaab en el noreste de Kenia, y para que todos los demás refugiados y solicitantes de asilo en el país vayan al campamento de refugiados de Kakuma, en el noroeste.

Estos grupos también expresaron su preocupación por la cobertura mediática que vincula a los refugiados con la inseguridad, sin presentar pruebas.

"Esto ha agravado las actitudes xenófobas hacia los refugiados y solicitantes de asilo que son respetuosos con las leyes y que buscan protección contra la persecución y los conflictos en sus países de origen", dijo Solomon Wasia, coordinador del programa sobre migraciones forzosas, Kituo Cha Sheria.

"Los refugiados y los solicitantes de asilo no son una amenaza para la seguridad nacional".

A su vez, la URPN condenó todos los actos de terrorismo y mantiene su compromiso de ayudar al gobierno de Kenia para construir un sistema de asilo fuerte, en que se excluya a los delincuentes de la condición de refugiado, como es la práctica en el derecho internacional.

El grupo también expresó su preocupación por la instrucción del Ministerio para la Administración Provincial y la Seguridad Interior y del Ministerio de Programas Especiales de ofrecer asistencia humanitaria durante el traslado ya que este tipo de actividad no es una emergencia, sino una acción deliberada y la concentración de los refugiados en el estadio municipal de Thika equivale a detención arbitraria.

La URPN pide a todos los agentes de seguridad que respeten los derechos humanos fundamentales y toda la opinión pública en general a ser tolerante con todas las personas, independientemente de la nacionalidad, y que todos trabajemos en favor de la seguridad colectiva y la protección de los derechos humanos para todos.

La Red de Protección a los Refugiados Urbanos (URPN) coordina a las entidades que trabajan en la protección y la promoción de los derechos humanos y por el bienestar de los refugiados en las zonas urbanas de Kenia.

Para más información contactar:
Rufus Karanja, Consorcio para los Refugiados de Kenia, +254 724 279 772, rufus@rckkenya.org
Charles Njanga (easternafrica.communications @ jrs.net) 254 722 386 047

Notas para los editores:
El Servicio Jesuita a Refugiados enfoca la cuestión de los refugiados urbanos a través de campañas de promoción a nivel mundial, así como mediante programas educativos y de medios de subsistencia para los refugiados que viven en zonas urbanas. Específicamente en el este de África, el JRS trabaja para ayudar a los refugiados en Addis Abeba, Etiopía, en Nairobi, Kenia, y en Kampala, Uganda. El JRS es miembro de la Red de Protección a los Refugiados Urbano (URPN).

El JRS trabaja en más de 50 países de todo el mundo. La organización cuenta con más de 1.200 empleados entre laicos, jesuitas y otros religiosos para responder a las necesidades, entre otras, de educación, salud y atención social de más de 700.000 refugiados y desplazados internos, más de la mitad de los cuales son mujeres. Sus servicios se ofrecen a los refugiados independientemente de su raza, origen étnico o creencias religiosas.




Press Contact Information
James Stapleton
international.communications@jrs.net
+39 06 69 868 468