República Democrática del Congo: llamamiento en favor de un genuino proceso de paz
14 febrero 2013

Se calcula que a finales de 2012 más de 2,7 millones de personas habían sido desplazadas en la RDC, frente a las 1,7 millones de 2011(JRS/Danilo Giannese).
Goma, 14 de Febrero de 2013 - Durante años, la comunidad internacional ha tratado de ayudar a estabilizar la República Democrática del Congo (RDC), invirtiendo en ello miles de millones de dólares; sin embargo, la paz duradera sigue siendo esquiva. Las elecciones en noviembre de 2011 fueron consideradas carentes de credibilidad (1) y las elecciones provinciales y locales se han pospuesto indefinidamente.

Apenas se ha avanzado en las reformas fundamentales que necesitan la justicia, la seguridad, la tenencia de la tierra y la gobernanza. Las sucesivas campañas militares no sólo no han logrado acabar con los grupos armados extranjeros y nacionales sino que han aumentado el sufrimiento de la población, provocando un desplazamiento a gran escala. Una retahíla de grupos armados sigue controlando diversas áreas del este del país. De entre estos grupos, el M23 ha demostrado ser lo suficientemente fuerte como para apoderarse de la ciudad de Goma, la capital provincial de Kivu Norte, en noviembre de 2012.

Desde abril de 2012 en Kivu Norte y desde diciembre de 2011 en Kivu Sur la situación de seguridad se ha deteriorado significativamente por el aumento de las actividades militares y de los grupos armados, así como por las tensiones étnicas. El incumplimiento de los acuerdos de Ihusi a principios de 2012 desembocó en enfrentamientos entre las FARDC (el ejército regular congoleño) y el M23, así como en el resurgimiento y expansión de otros grupos armados.

Esto provocó la más reciente de una larga serie de crisis, tras los intentos fallidos de paz que han ignorado las causas fundamentales de la violencia. Su impacto sobre la población de las dos provincias de Kivu ha sido devastador. La gente corriente es la que más sufre. Como el control de sus comunidades cambia constantemente de manos, pasando de unos a otros actores armados, las personas atrapadas en medio son los más vulnerables a que se violen sus derechos humanos (2).

Entre enero y septiembre de 2012, 767.000 personas han tenido que abandonar sus hogares en Kivu Norte y Kivu Sur y otras 60.000 han huido a Uganda y Ruanda (3). Se calcula que a finales de 2012 más de 2,7 millones de personas habían sido desplazadas en la RDC, frente a las 1,7 millones de 2011 (4).

Una investigación ha demostrado que las raíces del conflicto en el este de la República Democrática del Congo están relacionadas con el reparto del poder y de los recursos económicos, y vinculadas al funcionamiento de las estructuras sociales y políticas del país (5). Se amalgaman las dinámicas locales, nacionales y regionales, creando un especialmente complejo clima de conflicto, con un efecto paralizante sobre los responsables políticos.

Alcanzar la paz en el este de la República Democrática del Congo y la estabilidad en todo el país requiere una respuesta al contexto específico basado en un análisis honesto de las verdaderas causas y de las dinámicas del conflicto. Este análisis debe ser realizado colectivamente por los interlocutores apropiados y permitir una estrategia global centrada en pasar a la acción.

Por encima de todo, alcanzar la paz requiere de un proceso de paz inclusivo e impulsado a nivel local con un fuerte respaldo a nivel nacional y regional. Esto proporcionaría una propuesta de acciones coherentes y a largo plazo para ser llevadas a cabo por la sociedad civil y los gobiernos de la región, con el apoyo de los donantes internacionales.

Con este fin,
Recomendamos al Gobierno de la RDC 


  1. Priorizar las soluciones no militares a los conflictos en el este, dado el fracaso que hasta ahora han tenido las acciones militares para hacer frente a la presencia de grupos armados no estatales, y por el impacto negativo de tales medidas sobre la población civil.
  2. Iniciar un diálogo de base amplia e inclusivo con los actores provinciales y locales en el este, con el objetivo de establecer una visión coherente y compartida por la paz y un plan de implementación detallado para alcanzarla.
  3. Revisar, de acuerdo con este plan, el Programa de Estabilización y Reconstrucción para el Este de República Democrática del Congo (STAREC), en coordinación y discusión con los socios internacionales y actores congoleños de la sociedad civil que trabajan en comunidades afectadas por conflictos y las instituciones de la RDC.
  4. Formular paso a paso Planes de Acción concretos para implementar las reformas clave necesarias para una paz sostenible en el este de la RDC. Estos deben incluir elecciones, la descentralización, fortalecimiento del sector de seguridad del país, establecimiento de una justicia fuerte, propiedad y gestión de la tierra y de los recursos naturales, el desarme y la desmovilización de los ex combatientes.
  5. Tomar medidas concretas para hacer frente a las tensiones étnicas y poner en marcha un proceso para proteger los derechos de las minorías, incluido el apoyo a iniciativas de diálogo interétnicas y exigir responsabilidades a quienes se dedican a azuzar el odio étnico. 
Recomendamos a los gobiernos de la región:
  1. Fortalecer su papel como actores positivos para la paz en el este de la República Democrática del Congo mediante el apoyo a las estrategias no militares y al diálogo político, como se indica en los compromisos internacionales relativos a la paz en la región, como el "Pacto de Seguridad, Estabilidad y Desarrollo en la Región de los Grandes Lagos", de 2006.
  2. Apoyar activamente los esfuerzos por alcanzar la paz, en lo que respecta a la dinámica regional del conflicto, tales como el tráfico ilícito de armas, el movimiento de los refugiados, el movimiento transfronterizo y el apoyo a los grupos no estatales armados, y el comercio ilegal de los recursos naturales.
Recomendamos actores internacionales multilaterales y bilaterales:
  1. Comprometer al gobierno de la RDC en el diálogo político para la construcción de la paz y las reformas de la gobernabilidad necesarias mencionadas anteriormente.
  2. Supervisar y apoyar el compromiso del gobierno de la RDC y de los actores regionales en el establecimiento y la implementación de un proceso de paz.
  3. Nombrar y enviar urgentemente a un Enviado Especial de la ONU para los Grandes Lagos, cuyo mandato se centre en el apoyo a los diálogos nacionales específicos - incluyendo las actuales negociaciones con el M23 – y también con un mandato más amplio para apoyar el diálogo para la construcción de la paz a nivel regional.
  4. Reconocer los fracasos de anteriores iniciativas militares para resolver el conflicto, hacer una revisión crítica de cualquier plan para un proyecto de la Fuerza Internacional Neutral (NIF), cuyo concepto de misión sea neutralizar los grupos no estatales armados mediante la intervención armada. Cualquier iniciativa militar propuesta sólo puede funcionar si hay una solución política y, en particular, evitar que surjan nuevos grupos armados.
  5. Apoyar plenamente la revisión de la Estrategia de Apoyo Internacional a la Seguridad y a la Estabilización, haciendo un análisis crítico de su capacidad de apoyar un proceso de paz, y garantizar que los actores de la sociedad civil y de las instituciones congoleñas participen en su formulación. Si la estrategia revisada sigue siendo un programa técnico, separada de un verdadero proceso de paz y de los esfuerzos para obtener compromisos claros, realistas y a largo plazo por parte del Estado congoleño, entonces no se podrá lograr un impacto real.
  6. Adoptar medidas urgentes para mejorar la coordinación entre los donantes y compartir el análisis con el fin de reforzar la coherencia de los programas de los donantes y aumentar su impacto.
  7. Seguir prestando apoyo a los procesos de paz a nivel comunitario y a las iniciativas de paz a otro nivel impulsadas por actores congoleños.
Signatarios
  • Servicio Jesuita a Refugiados Grandes Lagos
  • Cafod
  • Care
  • Christian Aid
  • Combattons L'Injustice
  • Dynamique Synergie des Femmes, Uvira y Fizi
  • Innovation et Formation pour le Développement et la Paix
  • International Alert
  • Kvinna till Kvinna
  • Mercy Corps
  • Iglesia Noruega
  • Consejo Noruego para los Refugiados
  • Oxfam
  • SAIPED, Dungu
  • Reconciliation Resources
  • Search for Common Ground
  • Trócaire
  • War Child
  • World Vision
Notas al pie
(1) Unión Europea, Misión de Observación Electoral, República Democrática del Congo, 2011, Comunicado de Prensa - 13 Dic 2011; Carter Center: Resultados de las elecciones presidenciales en la República Democrática del Congo carecen de credibilidad, Comunicado de Prensa, 10 de diciembre de 2011.
(2) Véase: Oxfam, 'Commodities of War. Communities speak out on the true cost of conflict', Briefing Paper 164, noviembre de 2011.
3 Fuente: OCHA, ACNUR. http://www.unhcr.org/5058439a6.html
4 Fuente: UNOCHA.
5 International Alert: Ending the Deadlock – Founding a new Vision for Peace in Eastern DRC', octubre de 2012.




Press Contact Information
James Stapleton
international.communications@jrs.net
+39 06 69 868 468