Cuarenta y seis ONG congoleñas e internacionales dan la bienvenida a la paz, a la seguridad y al marco de cooperación, pero piden más medidas para hacer que la paz sea una realidad
24 febrero 2013

Mujer desplazada huyendo de la reciente violencia en Masisi, en el este de la República Democrática del Congo (Danilo Giannese / JRS)
Una respuesta global a la crisis en la República Democrática del Congo (in English)
Los grupos dicen que el acuerdo no es suficiente y subrayan los pasos concretos que deben tomarse

Vuelven a pedir a la ONU, Estados Unidos y a la Unión Europea la designación de enviados especiales y una mayor participación regiona
l

Goma/ Kinshasa/ Roma/ Washington DC, 24 de febrero de 2013 – Un grupo de importantes organizaciones no gubernamentales congoleñas e internacionales ha pedido hoy a los países de la región de los Grandes Lagos, junto con sus contrapartes internacionales, que garanticen que el Acuerdo de Paz, Seguridad y el Marco de Cooperación firmado en Addis Abeba reciba el apoyo político necesario para poner fin a la guerra en el este del Congo.

En una respuesta política publicada y cartas al presidente de la RDC, Joseph Kabila, al Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, al presidente de la Unión Africana,  Dlamini Zuma, al presidente de los EE.UU., Barack Obama, y la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Catherine Ashton, los grupos aplaudieron el Acuerdo Marco como una oportunidad para un nuevo tipo de compromiso frente a un conflicto que en dos décadas ha devastado las vidas de millones de congoleños.

Sin embargo, también advierten que el Acuerdo será papel mojado si no se toman  medidas adicionales específicas: el nombramiento de un enviado especial de la ONU de alto perfil con poder para mediar tanto a nivel nacional como regional; la inclusión de la sociedad civil congoleña y de las principales contrapartes donantes bilaterales y multilaterales de Kinshasa en el mecanismo de supervisión nacional propuesto; y la vinculación de la ayuda de los donantes a metas claras y acordadas y la colaboración genuina entre los gobiernos, los donantes y la sociedad civil.

Los grupos también han pedido la creación de un fondo de donantes para apoyar los proyectos destinados a profundizar en la integración económica regional para enfatizar los beneficios de la estabilidad regional; negociaciones con los grupos armados mediadas por las ONU que eviten la impunidad característica de los acuerdos pasados; y la participación sustancial de los donantes para promover la desmovilización de los soldados rebeldes y la integración económica regional.

"Necesitamos un nuevo enfoque, un proceso de paz basado en los principios de justicia", dice Raphael Wakenge, coordinador de la Iniciativa Congoleña para la Justicia y la Paz (ICJP). 'Las ofertas de paz del pasado a menudo han cerrado los ojos ante la impunidad, permitiendo que los criminales de guerra se integren en el ejército, la policía y los servicios de seguridad. Esto ha socavado la legitimidad del proceso de paz y la reputación de los servicios de seguridad, incluido el poder judicial".

El Acuerdo Marco se basa en dos puntos principales: poner fin al apoyo extranjero a los movimientos rebeldes congoleños, y el fomento de la reforma general de instituciones estatales como el ejército nacional, la policía y sectores de la judicatura. Los grupos hicieron hoy un llamamiento a los facilitadores y a los once Estados signatarios del Acuerdo Marco para asegurarse de que hay referencias claras a fin de llevar a cabo estos objetivos. Además sugieren a los donantes vincular su ayuda para avanzar en el proceso de paz.

"El Acuerdo Marco es una gran promesa para el pueblo congoleño, pero los procesos de paz anteriores han colapsado por la falta de transparencia, el débil compromiso internacional y la ausencia de un proceso global", dice Federico Borello, director de Humanity United en Grandes Lagos. "Esta vez, es imprescindible abordar de una vez por todas desde la raíz los problemas del Congo: la impunidad, la injerencia regional y la debilidad del Estado. Sin esto, nuestra mejor oportunidad para la paz fracasará".

Además, los grupos también hacen un llamamiento a la comunidad internacional, para que muestre su resolución a ir más allá del enfoque tecnocrático de los últimos años. Aparte de requerir un enviado especial de la ONU, los grupos pidieron a los Estados Unidos y a la Unión Europea el nombramiento de sendos enviados especiales para apoyar el proceso, y a la Unión Africana, la Conferencia Internacional sobre los Grandes Lagos (ICGLR) y la Comunidad para el Desarrollo de África Austral (SADC) que mantengan su apoyo al proceso. También hicieron un llamado en favor de una conferencia de donantes que destine los recursos necesarios para promover la colaboración económica transfronteriza, arraigada en la reforma de las instituciones congoleñas.

"No ha habido un proceso de paz sólido en el Congo desde 2006, a pesar de la intensificación de la violencia desde entonces", dice Jason Stearns, director del Proyecto Usalama del Rift Valley Institute. "El Acuerdo Marco trae esperanza, pero se requerirá de un capital político y financiero sustancial para superar los intereses creados.

Entre los grupos que hoy presentan el documento están los siguientes:  Ayuda en Acción, Action des Chrétiens pour l'Abolition de la Torture (ACAT), Action Humanitaire et de Développement Intégral (AHDI), Action pour la Paix et la Concorde (APC), Association pour le Développement des Initiatives Paysannes (ASSODIP asbl), Christian Aid, COJESKI Nyiragongo, Collectif des Organisations des Droits Humains et de la Démocratie au Congo (CDHD), Comité des Observateurs des Droits de l'Homme (CODHO), CordAid,  Consejo Danés para los Refugiados, Dynamique Synergie des Femmes, Enough Project, Eurac, Forum de la Femme Ménagère (FORFEM), Groupe Justice et Libération, Humanity United, IFDP, International Refugee Rights Initiative, ISS, Servicio Jesuita a Refugiados en los Grandes Lagos, Justice Plus, Ligue des électeurs (L.E), Ligue pour la Cohabitation Pacifique et de Prévention des Conflits (LCPC), MDF, Consejo Noruego para los Refugiados, Peace and Human Rights Centre (PHRC), Réseau pour la Réforme du Secteur de Sécurité et de Justice (RRSSJ), Youth Program for the Development of Africa (YPDA).

Una copia de las recomendaciones en inglés de los grupos se puede encontrar en – https://www.jrs.net/assets/Regions/IOR/media/files/comprehensive_approach_final.pdf

Para obtener más información, póngase en contacto con:

Nina Blackwell | Humanity United
nblackwell@humanityunited.org
+1-917-584-4314

Jonathan Hutson | Enough Project
jhutson@enoughproject.org

Jason Stearns | Rift Valley Institute
jasonkstearns@yahoo.com
+254 787899568




Press Contact Information
James Stapleton
international.communications@jrs.net
+39 06 69 868 468