El nuevo Papa, hijo de inmigrantes, signo de esperanza y justicia
14 marzo 2013

Miles de personas llenan la Plaza de San Pedro para escuchar las palabras del nuevo Papa (Peter Balleis / JRS)
¡Hay tantas personas padeciendo hambre en este mundo! Los hambrientos de justicia, de protección, de un lugar donde vivir; los que necesitan el perdón en este mundo, donde la violencia es tanta que ni unos ni otros pueden perdonarse, declaró el P. Balleis.
Roma, 14 de marzo de 2013 – El humo blanco, indicando que un nuevo pontífice había sido elegido, salía a las 7 de anoche desde la chimenea de la Capilla Sixtina, a sólo 300 metros de las oficinas del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS). Aproximadamente una hora más tarde, se presentaba públicamente al cardenal Bergoglio, de Argentina, como Papa Francisco.

El énfasis del Papa Francisco en la inclusión social de las personas en los márgenes de la sociedad es un reflejo de la misión de JRS de promover la hospitalidad hacia los refugiados, los más marginados de nuestro mundo. El JRS ve en su nombramiento un signo de esperanza para la paz y la justicia para las personas más vulnerables de nuestro mundo.

En su discurso ante una multitud expectante, el Papa Francisco invitó a los fieles a “un viaje de fraternidad, de amor y de mutua confianza", proclamando al mundo que a lo largo de este camino, el nuevo Papa lo dará todo como guía en la fe y la justicia.

"Él alienta una misión por los pobres y nosotros necesitamos ese tipo de aliento desde el liderazgo de la iglesia para poder cumplir con la misión de Cristo", dijo el director del JRS Internacional, Peter Balleis SJ.


El nuevo Papa puede identificarse con las luchas de los inmigrantes al ser él mismo hijo de inmigrantes italianos. El Santo Padre ha buscado la sencillez a lo largo de su vida y mostró su humildad en la primera aparición pública como Papa pidiendo a la gente que rezara por él.

Una de los temas de la Iglesia latinoamericana es la opción por los pobres, la atención a los débiles y a los pequeños; acaso la elección de su nombre, como San Francisco de Asís, sea una expresión de ese deseo de sencillez", declaró el P. Balleis.

El Papa Francisco también pidió al mundo rezar el Padrenuestro con él, la oración de Jesús, que anteponiendo a Dios le exhorta a "darnos el pan nuestro de cada día".

"¡Hay tantas personas padeciendo hambre en este mundo! Los hambrientos de justicia, de protección, de un lugar donde vivir; los que necesitan el perdón en este mundo, donde la violencia es tanta que ni unos ni otros pueden perdonarse", añadió el P. Balleis.

Estas hambres, sigue el P. Balleis, se reflejan en las de los desplazados:  los sirios que esperan protección; los colombianos, justicia; los refugiados urbanos, que sus comunidades de acogida les reconozcan.

"El Padrenuestro que el Papa Francisco rezó con nosotros y decenas de miles de personas en la Plaza de San Pedro motiva nuestro trabajo de llegar a todos los pueblos, religiones y culturas. Hemos recibido un gran estímulo con este dichoso nuevo Papa".




Press Contact Information
James Stapleton
international.communications@jrs.net
+39 06 69 868 468